Pilea: Tips y cuidados


Elegida por su elegancia y por sus redondeadas hojas. Muy utilizada para espacios reducidos y para lucirla en estantes, escritorios o mesas.



TIPS


¿Por qué se cae mi Pilea?

Si alguna vez se ha desesperado por la caída de las hojas de Pilea (aquí lo llamamos "síndrome de la planta dramática"), estamos aquí para decirle que no está solo. En la superficie, las hojas caídas son un problema delicado porque pueden ser causadas por diferentes factores opuestos: muy poca o demasiada agua; muy poca luz o demasiada luz. Solo para tranquilizarlo, esto rara vez es un gran problema. Esto se debe a que las Pileas son plantas muy resistentes siempre que su sistema de raíces esté sano. Estas son las causas más comunes de caída de las hojas de Pilea y nuestras soluciones rápidas recomendadas.





1. No hay suficiente agua

Esta es la causa más común de hojas caídas. Cuando las plantas de Pilea se dejan secar demasiado tiempo entre las sesiones de riego, las raíces no tienen acceso a suficiente agua para redirigirse a las hojas. El pecíolo (la estructura delgada que conecta la base de la hoja con el tallo) está perdiendo humedad y flacidez, lo que baja toda la hoja. Si no se riega a largo plazo, esto puede causar algún daño a la planta. Y por largo plazo, nos referimos al tiempo suficiente para que la planta pierda hojas rápidamente. Sin embargo, si corrige esta deficiencia de agua de manera oportuna, no se produce ningún daño.

Si observa de cerca, puede notar que las hojas sedientas se ven y se sienten bastante diferentes a las hojas normales. Cuando la planta está recién regada, las hojas se sienten rígidas y suaves. Por otro lado, notará que las hojas caídas se sienten suaves y, a veces, un poco arrugadas. Esta es una buena señal de que necesita regar sus plantas.

Solución Rápida

Revise la tierra y vea si se ve demasiado seca o desmenuzada. Sumerja su dedo o un palo alrededor de 1-2 pulgadas en el suelo (dependiendo de la profundidad de su maceta). Si se siente seco al tacto, o si el palo sale seco (sin que se le pegue tierra), definitivamente es hora de regar su Pilea.

Otro buen indicio de que la tierra está demasiado seca es si se desprende de los lados de la maceta. En este caso conviene darle un buen remojo. Y la razón por la que la planta prefiere este método en lugar de una pequeña cantidad de agua es porque un remojo ayuda al suelo a absorber la humedad de manera uniforme. También ayuda a que las raíces se fortalezcan más profundamente en la maceta. Simplemente regar su planta a nivel de la superficie hará que sus raíces sean poco profundas y delgadas.

La buena noticia es que esto probablemente solucionará la caída de las hojas de Pilea. Solo dale un día y observa cualquier cambio que pueda ocurrir.

Otras cosas para investigar

¿Está su suelo adecuadamente aireado? Esto es importante porque si el suelo está demasiado compactado, las raíces de la planta no podrán absorber agua, por mucho que la ofrezcas. Escribimos una publicación completa sobre cómo airear adecuadamente las raíces de su planta . Pero la esencia es la siguiente: pinche la tierra con un palillo o un palito de paleta y aflójelo suavemente con movimientos hacia adelante y hacia atrás.

Si vives en un clima muy caluroso y seco, donde las temperaturas superan constantemente los 27 grados centígrados (80 grados Fahrenheit), ten esto en cuenta cuando establezcas tu horario de riego. Naturalmente, cuanto más caliente se pone, más rápido se secará la planta debido al proceso de transpiración.

2. Demasiada agua

De acuerdo, esto puede parecer extraño. Es bastante fácil entender por qué el riego insuficiente puede provocar hojas caídas en una planta de Pilea. Pero, ¿cómo puede el mismo problema ser causado por el exceso de agua?

Es cierto que es el mismo síntoma. Pero el proceso de la planta que lo conduce es ligeramente diferente. A la larga, regar en exceso su planta provoca la pudrición de la raíz. Cuando las raíces no pueden absorber el agua, comienzan a pudrirse y ya no pueden absorber el oxígeno y los nutrientes del suelo. Esto significa que ya no están lo suficientemente saludables como para llevar agua al resto de la planta. Dado que la planta está privada de agua y nutrientes, intenta protegerse cayendo y luego arrojando sus hojas , comenzando por las de abajo.

Solución Rápida

En primer lugar, deje de regar en exceso su planta y déjela secar. Si su hábito de regar en exceso no ha durado demasiado, este paso probablemente lo solucionará.

Sin embargo, si su planta ha estado sujeta a un régimen de demasiada agua durante demasiado tiempo, es posible que haya daños a largo plazo. La única forma de saberlo es sacar la planta del suelo e inspeccionar a fondo la estructura de la raíz. Las raíces sanas se ven de color claro y resistentes. Son lo suficientemente resistentes como para mantener la tierra en la forma de la maceta incluso cuando levantas la estructura de la raíz de la maceta. Si las raíces de su Pilea son de color marrón, viscosa , y blanda, entonces su planta podría estar sufriendo de pudrición de la raíz.

Otras cosas para investigar

Mientras lo hace, debe verificar que su maceta tenga suficientes orificios de drenaje. No, bajo ninguna circunstancia, por muy lindo que pueda parecer, plante su Pilea en una maceta sin agujeros de drenaje.

Otra cosa a la que debes prestar atención es hacer coincidir correctamente el tamaño de tu planta con el tamaño de la maceta. Puede tener la tentación de trasplantar una planta pequeña a un recipiente grande, pensando que puede crecer en ella. Esta no es una buena idea porque la tierra adicional que la planta realmente no necesita retendrá humedad adicional y tomará más tiempo para que la tierra se seque. Cuando trasplante una Pilea, solo suba un tamaño de contenedor.

3. No hay suficiente luz

Esta es la segunda causa más común de hojas caídas de Pilea. Y afecta especialmente a las plantas que se colocan en un estante más alto o en algún lugar por encima de la fuente de luz.

Como cualquier organismo vivo, las plantas de Pilea intentan aprovechar al máximo su entorno y adaptarse en consecuencia. Si su Pilea se coloca en un lugar que no recibe suficiente luz indirecta brillante, reorientará sus hojas para obtener la mayor cantidad de luz posible de la ubicación en la que se encuentra. Esto a menudo significa que la planta tiene que bajar las hojas para para maximizar la superficie que absorbe la luz. Entonces, si su planta está en un lugar más alto en relación con una fuente de luz o si está demasiado lejos de la ventana, dejará caer sus hojas para compensar esto.

Solución Rápida

Mueva su planta a un lugar con mejores condiciones de iluminación y observe cómo se comporta. Preferiblemente, si desea que la planta se mantenga erguida, debe mirar ligeramente hacia el cielo. Las plantas son como las personas en este sentido: piensa en lo infeliz que te sentirías si no pudieras ver el cielo con mucha frecuencia.

Otras cosas para investigar

Ya que estamos hablando de luz, debes tener en cuenta que a Pilea no le gusta la luz directa brillante o la luz solar directa. Pero es más probable que esto haga que las hojas se quemen o se pongan marrones que caídas.

4. Aún no aclimatado a su entorno

Si acaba de comprar su planta de Pilea y nota hojas caídas, esto es normal. La planta en sí ha pasado por muchos cambios en un corto período de tiempo y, al igual que las personas, las plantas necesitan un poco más de tiempo para adaptarse a un nuevo entorno.

Así que si su planta fue expuesta a una variación en la temperatura, siendo enviado en una caja oscura , o ser almacenado en un almacén oscuro durante unos días, esta fue una experiencia traumática que necesita para recuperarse.

Sabemos que los padres de las plantas pueden impacientarse (nosotros mismos somos culpables), y sabemos que todos quieren que su planta se vea perfecta desde el primer día. Pero las plantas de interior necesitan de uno a dos meses para adaptarse a un nuevo entorno.

Solución Rápida

Realmente lo siento, no hay uno. Lo más sabio que puede hacer en este momento es ser paciente y observar lo que le gusta y lo que no le gusta a su planta.

Si es demasiada información para recordar, incluso podría intentar llevar un diario de la planta. Puede anotar cuándo riega su planta, nuevo crecimiento, desprendimiento de hojas y variaciones diarias o semanales de luz, temperatura y humedad. Sugerencia: es posible que incluso desee obtener un sensor de humedad / luz. Advertencia justa, ¡podría enamorarse de este dispositivo!

Nuestro último consejo

Estas son las razones más comunes por las que las hojas de las plantas se caen. Como puede ver, hay muchas causas, pero nuestro principal consejo es este: comience haciendo pequeños ajustes, observe cómo reacciona su planta y parta de allí. No hay necesidad de dejar que la ansiedad de las plantas se haga cargo. Cultivar plantas es un proceso de prueba y error, y siempre que esté haciendo su mejor esfuerzo, ¡eso es todo lo que una planta puede pedir!

Nota: Pilea.com

0
  • biotienda plantas